La Universidad Nacional de San Antonio de Areco concluyó su primer año de actividad académica. Su rector realiza un repaso por los logros más destacados del 2017.

“Finalizamos un año fantástico, un año verdaderamente fundacional: el primero de vida académica de nuestra universidad. Y lo logramos con alumnos en las aulas, en los laboratorios y en el trabajo de campo. Estamos muy satisfechos con lo realizado, con los logros obtenidos y muy estimulados por lo mucho y bueno que vamos a realizar en el 2018”, resume el Dr. Jerónimo Ainchil, rector de la UNSAdA, al finalizar el primer año de actividad académica de la Universidad.

Dentro del listado de los importantes logros que alcanzó la universidad este año, en lo institucional, se destaca haber superado el proceso de normalización y elegido autoridades, entre ellas al rector Ainchil, con mandato hasta el 2021.

“En el plano académico, logramos abrir toda la oferta que nos habíamos propuesto y avanzar en el Reconocimiento de Trayectos Formativos de nuestras carreras, lo que nos permitirá recibir alumnos de otras universidades a quienes se le reconocerán rápidamente las materias cursadas. A su vez, nuestros alumnos podrán comenzar en la UNSAdA y continuar en otra universidad. Además desarrollamos clases especiales, seminarios y trabajos de campo, actividades poco comunes para alumnos de primer año”, repasó Ainchil.

Uno de los objetivos claves y permanentes de la UNSADA, es “desarrollar de políticas de articulación con todo el sistema educativo, colaborando en la formación de aprendizajes para que los estudiantes que ingresan al nivel superior cuenten con capacidades y conocimientos sólidos que les permitan transitar mejor el inicio de sus carreras”, indica Ainchil.
Por ello, la Universidad fue pionera en la implementación del programa NEXOS de articulación con Secundaria que incluye capacitacion a docentes y tutorías de apoyo para alumnos. El esfuerzo y los logros obtenidos en la aplicación de esta estrategia (de la que participaron más de 600 alumnos y unos 150 docentes) le valió a la UNSAdA el reconocimiento del Ministerio de Educación de la Nación.

“En cuanto a las actividades de extensión universitaria, aportamos a la región una serie de propuestas (culturales, de capacitación, de difusión) que han tenido gran repercusión, que han propiciado el debate y que han permitido conocer personas y organizaciones”, repasa el rector de la UNSAdA.
La universidad generó entre otras propuestas:
-Cursos para adultos mayores en San Antonio de Areco y Baradero
-Capacitaciones y seminarios para profesionales (Desarrollo local, Actualización contable, Turismo, Salud Pública), a cargo de destacados especialistas que la Universidad trajo a la región
-Las primeras Jornadas de Patrimonio Cultural
-La visita de María Kodama

La UNSAdA logró establecer convenios con importantes instituciones y entidades. Uno de los más destacados fue el firmado con el CONICET y la UNNOBA para fomentar la investigación científica local. “Estas iniciativas agregan valor a la región al generar conocimiento e innovación tecnológica, que aporta luego recursos claves que enriquecen su entramado productivo y social. La UNSAdA ya tiene este privilegio, tarea a que a otras universidades les ha demandado años”, explica Ainchil.

Para finalizar, el rector de la UNSAdA se muestra más que conforme y agradecido: “Este año, con todo lo realizado (casi todo por primera vez), el personal, los docentes y los alumnos han hecho un esfuerzo adicional al que de por sí requiere la vida universitaria, especialmente al inicio, cuando está todo por hacerse. Fue un año complejo, pero pudimos transitarlo haciéndonos más fuertes con cada obstáculo o imprevisto. Estoy más que agradecido con nuestra gente, con la comunidad educativa y la comunidad en general, y los convoco a redoblar esfuerzos para un 2018 donde nos esperan nuevos y mayores desafíos, pero siempre con la satisfacción de aportar a la región una universidad del siglo XXI”

UNSAdA - Comunicación